Tres miradas sobre lo aberrante

Diego Horacio Provera

Resumen


Sigmund Freud tituló “Abirrungen” al primero de sus “Tres ensayos de teoría sexual” (1905), término que fue traducido al español como “Las aberraciones sexuales”, pero que también expresa desviación, extravío y divergencia. Partiendo de la propuesta freudiana que amplía la noción de sexualidad al punto de hacer confluir la perversión con las prácticas sexuales más normales y corrientes, a continuación se indaga la noción de “aberración” desde tres lecturas distintas: para el catolicismo y la psiquiatría clásica, lo aberrante califica a un sujeto unificado de la visión a juzgar y tratar; desde la ingeniería óptica, recae en quien mira y no en quien es mirado; por su parte, el psicoanálisis de orientación lacaniana lo aborda en términos de la excepción a la regla, de un error del entendimiento y en relación con la verdad. A partir de estas distinciones, se examina la posición del analista y se pone especial hincapié en el objeto a mirada como crítica al concepto filosófico e histórico de representación.


Texto completo

Refbacks

  • No hay Refbacks actualmente.


Licencia de Creative Commons
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 2.5 Argentina .

Anuario de Investigaciones de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. ISSN 0329-5885 (impreso)  ISSN 1851-1686 (en línea). Hipólito Yrigoyen 3242, 2º Piso C1207ABR, C.A.B.A. anuario@psi.uba.ar