La composición de la experiencia en el arte musical-holístico de Dario Buccino

Stefano Lombardi Vallauri

Resumen


Hoy la música ya no es exclusivamente un arte performativo: por ejemplo, la música electrónica se puede producir completamente por medio de la tecnología, sin la acción corporal en vivo de instrumentistas. Con respecto a este paradigma estético, el compositor italiano Dario Buccino (Roma, 1968) hace exactamente lo contrario, creando una música aún hiper-performativa, ya que aumenta en sumo grado los requisitos sobre la conciencia y la libre intencionalidad del sujeto actuante y minimiza la automaticidad (humana). Para ello ha desarrollado un sistema de notación original, con muchas soluciones gráficas ad hoc, en el cual los símbolos musicales se combinan con indicaciones sobre la actitud propioceptiva y las acciones físicas del intérprete (a menudo afines a las de teatro experimental, danza y body art), principalmente sobre las experiencias que se sentirán durante la ejecución. Buccino va más lejos en la línea de la “música intuitiva” de Karlheinz Stockhausen (1968-70), de los Maulwerke de Dieter Schnebel (1968-74), de la “musique concrète instrumentale” de Helmut Lachenmann, de la demanda extrema de esfuerzo de Brian Ferneyhough, y radicaliza un enfoque que es típico de otros géneros musicales, en el que la forma en todos sus niveles surge en la composición (a menudo extemporánea), a partir de la relación física singular del intérprete con el instrumento.

Texto completo

Refbacks

  • No hay Refbacks actualmente.


Licencia Creative Commons
Los trabajos publicados en esta revista están bajo la licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 2.5 Argentina.
El Oído Pensante ISSN 2250-7116 eloidopensante@gmail.com