33
RASAL
LINGÜÍSTICA
2020: 33-54
Recibido: 10.04.2020 | Aceptado: 10.08.2020
ARK: http://id.caicyt.gov.ar/ark:/s26183455/hjrl2l4rq
ALGUNAS OBSERVACIONES SOBRE LA ADQUISICIÓN DE LA
CUANTIFICACIÓN
SOME OBSERVATIONS ON THE ACQUISITION OF
QUANTIFICATION
José María Oliver
Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales
(IdIHCS, CONICET-Universidad Nacional de La Plata)
Lucía Alabart Lago
Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales
(IdIHCS, CONICET-Universidad Nacional de La Plata)
RESUMEN
En este trabajo analizaremos la interacción entre la cuantificación y la negación, la cual da lugar a
un fenómeno de adquisición tardía que involucra aspectos sintáctico-semánticos y pragmáticos (Hurtado
1982, 1984; Pascual 2018). Sostenemos que esto se debe a la complejidad que presenta esta interacción,
que genera diferentes interpretaciones posibles. Las estructuras ambiguas permiten dos interpretaciones
—una isomórfica y otra no isomórfica— cuya desambiguación depende de factores pragmáticos,
sintácticos y/o semánticos. Creemos que la cuantificación es un fenómeno del desarrollo (Noveck 2001).
Sin embargo, existen varias explicaciones acerca de la adquisición de las estructuras que involucran
cuantificación y negación. Las observaciones lógicas y pragmáticas (Noveck et al. 2007, entre otros)
deben complementarse con las motivaciones sintácticas (Musolino & Lidz 2006) y con otros aspectos
(Gennari & Macdonald 2006). Por otro lado, si consideramos que se trata de estructuras tardías, resulta
importante su abordaje en la enseñanza. Contrariamente a lo que ocurre en el tratamiento del tema en libros
de texto, las estrategias pedagógicas para abordar sus particularidades deberían apuntar a la activación de
las estructuras (Pascual 2018), y así reflejar un progreso en la adquisición de la competencia.
PALABRAS CLAVE: cuantificación; negación; didáctica de la gramática; estructuras tardías.
RASAL © - Revista de la Sociedad Argentina de Estudios Lingüísticos - 2020: 33-54
ALGUNAS OBSERVACIONES SOBRE LA ADQUISICIÓN DE LA CUANTIFICACIÓN
34
ABSTRACT
In this work we will analyze the interaction between quantification and negation, which gives rise
to a late-acquired phenomenon that involves syntactic-semantic and pragmatic aspects (Hurtado 1982,
1984; Pascual 2018). We argue that this is due to the complexity of the interaction, which allows for
different possible interpretations. Ambiguous structures license two interpretations —one isomorphic and
one non-isomorphic— the disambiguation of which depends on pragmatic, syntactic, and/or semantic
factors. We believe that quantification is a developmental phenomenon (Noveck 2001). However, there
are several explanations about the acquisition of the structures involving quantification and negation.
Logical and pragmatic observations (Noveck et al. 2007, among others) must be complemented with
syntactic motivations (Musolino & Lidz 2006) and with other aspects (Gennari & Macdonald 2006). On
the other hand, if it is considered that these are late-acquired structures, the teaching approach is important.
As opposed to what happens in the treatment of the topic in textbooks, we believe that the pedagogical
strategies to address its particularities should aim at the activation of structures (Pascual 2018), and thus
reflect progress in the acquisition of competence.
KEYWORDS: quantification; negation; pedagogical grammar; late-acquired structures.
1. Introducción
Este trabajo gira en torno a la interacción entre la cuantificación y la negación. Llevaremos
a cabo una revisión de la literatura sobre estos fenómenos y sobre su adquisición, con el
objetivo de realizar una contribución a los abordajes didácticos de la gramática que tenga en
cuenta las particularidades de esta interacción y su desarrollo.
En el apartado 2 presentaremos algunas propiedades de la cuantificación y la negación
relevantes para nuestra investigación. En particular, resultan de interés ciertas estructuras
ambiguas donde son posibles dos interpretaciones.
En el apartado 3 observaremos datos relevados por los autores provenientes de la oralidad
en la conversación y de la escritura en redes sociales y en producciones de secundaria. Los
datos producidos por adultos y adolescentes ilustran las ambigüedades en la interpretación de
estructuras con cuantificación y negación.
En la siguiente sección nos dedicaremos a las propuestas vigentes sobre la adquisición
de estas estructuras, bajo el supuesto de que la cuantificación es un fenómeno del desarrollo
(Noveck 2001). Específicamente, suponemos que las estructuras cuantificadas negadas son
estructuras de adquisición tardía que involucran aspectos sintáctico-semánticos y pragmáticos
(Hurtado 1982, 1984; Pascual 2018) tanto en niños como en adultos.
Estas estructuras de adquisición tardía representan un desafío didáctico: las estrategias
pedagógicas para abordarlas deberían estar orientadas hacia la búsqueda de un desarrollo de
la competencia lingüística y comunicativa (Chomsky 1965; Hymes 1971). En el apartado 5
observaremos cómo se aborda este fenómeno en libros de texto. El tratamiento superficial en
estos materiales (y su omisión en muchos de ellos) nos lleva a realizar una propuesta sobre el
enfoque didáctico que apunte a la activación de estas estructuras.
RASAL © - Revista de la Sociedad Argentina de Estudios Lingüísticos - 2020: 33-54
JOSÉ MARÍA OLIVER, LUCÍA ALABART LAGO
35
2. La cuantificación y la negación
2.1. La cuantificación como relación de alcance
Los cuantificadores son expresiones que, a diferencia de los términos referenciales, no
refieren a entidades determinadas, sino que señalan la cantidad de elementos del conjunto
denotado por un sintagma nominal (SN) que deben tomarse en consideración dentro de una
clase. En otras palabras, los cuantificadores establecen generalizaciones sobre individuos
(Quer 2014).
Tanto en los análisis lógico-filosóficos como en los análisis gramaticales existen dos
tipos de cuantificadores que han ocupado un lugar central: los universales y los existenciales.
Estos dos operadores permiten abordar la interpretación de sintagmas de determinante (SD)
cuantificados, i. e. los encabezados por expresiones como un, algún, todo, cada en español,
aunque las lenguas naturales no agotan su repertorio de cuantificadores con esas piezas
léxicas (Quer 2014).
Los cuantificadores presentan características particulares. Una de las propiedades
semánticas más sobresalientes es el hecho de que expresan una operación de cuantificación
sobre un dominio determinado y corresponden a estructuras de operador y variable con
determinado alcance (Leonetti 1990, 2007). Los cuantificadores tienen un dominio de ligado
(o alcance) limitado, en el sentido de un espacio o un ámbito en el que ha de figurar la variable
que les corresponde. El ámbito o alcance de un cuantificador es el dominio estructural sobre el
que tiene mando-c en la Forma Lógica (FL). Otra de las propiedades es que la cuantificación
que se expresa en FL no puede ser vacua. Es decir, un cuantificador debe siempre ligar una
variable, debido a la prohibición de la cuantificación vacua.
Estructuralmente, la variable se encuentra en la posición argumental originaria ocupada
por un SD. En cambio, el cuantificador se ha desplazado a una posición no argumental (posición
A’) de adjunto (May 1977) por medio de la operación de movimiento encubierto, llamada
‘ascenso del cuantificador’. Desde esa posición, el cuantificador manda-c asimétricamente a
la variable (condición de ligado apropiado).
1
Un fenómeno relacionado con la cuantificación es la ambigüedad de alcance. En una
oración como:
(1) Todos los lingüistas admiran a un nerd
se pueden derivar dos interpretaciones:
a. Existe un x (x: un nerd), tal que todos los y (y: lingüistas) admiran a x
[Hay un nerd x tal que [todos los lingüistas y admiran a x]]
b. Para todo y (y: lingüistas), y admira a x (x: un nerd)
[Para todos los lingüistas y [es el caso que hay un nerd x tal que [y admira a x]]]
En la primera interpretación de (1), el cuantificador existencial tiene ámbito amplio (wide
scope), es decir, alcance sobre el cuantificador universal. En la segunda interpretación, el
RASAL © - Revista de la Sociedad Argentina de Estudios Lingüísticos - 2020: 33-54
ALGUNAS OBSERVACIONES SOBRE LA ADQUISICIÓN DE LA CUANTIFICACIÓN
36
cuantificador universal tiene alcance sobre el existencial, por lo que el universal tiene alcance
amplio y el existencial alcance estrecho o ámbito menor (narrow scope). El contraste entre
estas representaciones de FL se reduce al hecho de que en (1a) el cuantificador existencial
manda-c asimétricamente al cuantificador universal y, por lo tanto, tiene ámbito sobre él. En
otras palabras, el cuantificador universal está dentro del ámbito o alcance del existencial. En
(1b) sucede lo contrario: el cuantificador universal manda-c asimétricamente al existencial,
de manera que tiene ámbito sobre él.
El otro fenómeno de interés para este trabajo es la relación entre la cuantificación y la
negación, que será abordado en el apartado 2.3.
2.2. La negación como operador
La negación es un fenómeno complejo en las lenguas naturales porque admite diversas
interpretaciones dependiendo del contexto oracional y discursivo (Gennari & Macdonald
2006). Es un fenómeno que puede afectar tanto al nivel oracional como al nivel de los
constituyentes.
Desde el punto de vista semántico, la negación oracional es un elemento que, aplicado
a una oración, cambia su polaridad, entendida como su valor de verdad. Es decir, es un
operador de polaridad y, como tal, tiene alcance sobre la expresión que niega.
Desde el punto de vista categorial, la clase de palabras que expresa la negación es de
naturaleza diversa (Bosque & Gutiérrez-Rexach 2009):
Adverbios: no, nunca, jamás
Pronombres: nadie, ninguno, nada
Determinantes: nada
Como se verá más adelante, las palabras negativas (nada, nunca, nadie) pueden
concebirse como correlatos de los cuantificadores existenciales (algo, alguna ocasión,
alguien), caracterizados por contener un rasgo negativo.
En los desarrollos más recientes de la Gramática Generativa (GG) esta asimetría entre
la naturaleza semántica uniforme y la polivalencia categorial de la negación se ha resuelto
estableciendo que la negación es una categoría funcional (Neg), un núcleo sintáctico que
encabeza su propia proyección (SNeg).
Desde el punto de vista sintáctico, como se mencionó anteriormente, se distingue entre
la negación oracional y la negación de constituyentes. El comportamiento de la negación
oracional está bastante restringido, ya que no tiene la libertad de la que gozan otros adverbios,
como ayer en el siguiente ejemplo:
(2) a. *Guada leyó no el resumen. /*No Guada leyó el resumen.
b. Guada leyó ayer el resumen/ Ayer Guada leyó el resumen.
RASAL © - Revista de la Sociedad Argentina de Estudios Lingüísticos - 2020: 33-54
JOSÉ MARÍA OLIVER, LUCÍA ALABART LAGO
37
Por su parte, mientras que la negación oracional niega proposiciones, contenidos
oracionales, la negación de constituyentes adopta diversas formas:
Prefijos: del tipo in- (La montaña es inalcanzable)
Negación adjetival o predicativa (Artículos no publicables en la revista)
Negación interna al SD (No todos pensamos igual)
Palabras o sintagmas negativos como nadie y ningún alumno (Nadie te preguntó nada)
La negación oracional es un operador en la FL, ya que posee alcance sobre otros
elementos y participa en relaciones de ámbito con otros operadores. A diferencia de los
cuantificadores, la negación no liga una variable, y tampoco está sujeta a la operación de
ascenso de cuantificador. Las relaciones de ámbito de la negación son más flexibles que las de
los cuantificadores. Esta propiedad puede ser consecuencia del hecho de que la negación no
liga variables, por lo que su interpretación no está restringida por la necesidad de establecer
ese ligado.
La negación oracional puede tomar como ámbito la oración, un constituyente suboracional
o incluso una parte de un sintagma:
Alcance sobre toda la oración: Juan no leyó el artículo de sintaxis (hizo otra cosa: sacó a